Almudena Amador y Francisco Benedito (Llibreria Ramon Llull)

Umbrales, Óscar Martínez. Siruela
El hilo de oro. Daniel Hernández De La Fuente, Ariel
Viaje a la Grecia Clásica, Antonio Penadés. Almuzara
En tierra De Dioniso, María Belmonte, Acantilado
Timandra, Theodore Kallifatides, Galaxia Gutenberg
Ayer, Agota Kristof, Libros Del Asteroide
Hamnet, Maggie O’Farrel, Libros Del Asteroide
Membrana, Jorge Carrión, Galaxia Gutenberg
Ceniza en la boca. Brenda Navarro, Sexto Piso
Cuentas pendientes, Vivian Gornick, Sexto Piso
Lugar seguro, Isaac Rosa, Seix Barral
Una historia ridícula, Luis Landero, Tusquets
La bajamar, Aroa Moreno, Literatura. Random House
Huaco retrato, Gabriela Wiener, Literatura Random House
El niño perdido, Thomas Wolfe, Periférica

Mayte Alvarado y Borja González (spiderland/snake)

Celestia. Manuele Fior. Salamandra Graphic
Los grandes espacios. Catherine Meurisse. Impedimenta
Maganta. Lola Lorente. Astiberri
El fantasma de Hoppers. Jaime Hernández. La cúpula
La mentira por delante. Lorenzo Montatore. Astiberri

Manuel Borrás (Pre-Textos)

Breviario provenzal de Vicente Valero, editado en Periférica. Me parece un estupendo e inteligente cuaderno de bitácora de viaje por uno de los paisajes que ha conformado sin duda buena parte de nuestra concepción estética y también de nuestro imaginario.
Una vida tranquila de Coradino Vega, editado en Galaxia Gutenberg, un delicioso libro que anima a la contemplación y al silencio a través de tres figuras, para mí insustituibles, una en el campo de la pintura, la otra en el de la poesía y la última en el de la música: Giorgio Morandi, Jane Kenyon y Frederic Mompou, por ese orden.
Recomendaría también, sin ambages, la lectura de Neuronas o galaxias de Adolfo Plasencia, editado en PUV de Universitat de Valencia. Lectura imprescindible para todo aquel que esté interesado por la supervivencia de la cultura analógica y mucho, muchísimo más.
Y para terminar, dos clásicos. Yo no puedo dejar de reseñar, cuando se me pide un tipo de recuento como este, la importancia que, al menos para mí, tiene la lectura de Galdós no sólo para conocer nuestra idiosincrasia, sino como lección magistral de humanidad y comportamiento ético. Recomendaría cualquiera de sus novelas o Episodios Nacionales, pero hoy me inclino por animar a leer Las novelas de Torquemada.
Y para rematar la faena, un clásico local: Vicente Blasco Ibáñez y su Nápoles, editado en Casimiro. Se trata de las descripciones dedicadas a Nápoles y sus alrededores, entresacadas de su En el país del arte, tres meses en Italia.

Óscar Brox

El valle de las mariposas, de Inger Christensen (Sexto piso). La poesía como alfabeto, lengua, mundo y carnet de identidad.
Mi libro madre, mi libro monstruo, de Kate Zambreno (La uña rota). Autobiografía compulsiva, historia imposible. El libro que me gustaría escribir.
Reemplazo, de Tor Ulven (Malas Tierras). Un descubrimiento, un hallazgo. Un libro sobre el que vuelvo una y otra vez.
Contranarrativas, de John Keene (Pálido fuego). Por ser un ejercicio radical de contraescritura de la Historia de América.
Los hermanos Vonnegut. Ciencia y ficción en la casa de la magia, de Ginger Strand (Es Pop). Por narrar como ninguna otra la historia de los hacedores de lluvia.
La luna en fuga, de Gilbert Sorrentino (Cielo eléctrico) y Vuelos separados, de Andre Dubus (Gallo nero). Piezas breves, relatos que podrían ser nouvelles y una habilidad casi sobrenatural para narrar la desazón y el amor.
Violación. Una historia de amor, de Joyce Carol Oates (Contraseña). Corta, directa y a la mandíbula. Una maravilla.

Mantvydas Bucys y Laura Rambla

1. Orlando Figes, Los europeos, ed. Taurus

«Casi todos los grandes avances de la civilización se han producido durante los periodos de mayor internacionalismo, cuando las personas, las ideas y las creaciones artísticas han circulado libremente entre las naciones.”

2. Marta Rebón, En la ciudad líquida, ed. Caballo de Troya

“La lectura me atrapó con una felicidad inagotable. De este modo empecé a viajar por épocas y paisajes sin moverme de la cama o del sofá. Como una cigarra, insecto con tendencia a eclipsarse por un tiempo para volver a aparecer a intervalos regulares con energía renovada, me dejaba arrastrar a un vicio impune. La ociosa lectura. Sentirse inexpugnable, vivo, resistente. Luego salía a la calle, notaba el latigazo del viento sobre las mejillas. Mientras la ciudad se recogía durante la noche, y a veces en las horas que precedían al alba, me adentraba en páginas de novelas recluida en una clandestina burbuja de luz. Los edificios emergían nacarados en la primera luz matinal. La lectura quedó asociada para siempre a lo yacente. Un amante me regaló un verso de T. S. Eliot: «Solo al caer la noche, rumores etéreos».”

3. Ramón Andrés, Filosofía y consuelo de la música, ed. Acantilado

“La música, el consuelo, la filosofía, pueden convertirse en la misma cosa. Sirven para la extrañeza que se siente en el mundo. Sirven, también, para lo inexplicable que se siente al abandonarlo. Las tres prestan auxilio. La música es una forma de pensar consolatoria. La filosofía es una música consolatoria. El consuelo es una música que filosofa.”

4. Vasili Grossman, Vida y destino, ed. Galaxia Gutenberg

“La libertad consiste en el carácter irrepetible, único del alma de cada vida particular. El reflejo del universo en la conciencia del ser humano es el fundamento de la fuerza del ser humano, pero la vida se transforma en felicidad, libertad, se convierte en valor supremo sólo en la medida en que el individuo existe como mundo que nunca se repetirá en toda la eternidad. Solo se puede experimentar la alegría de la libertad y la bondad cuando encontramos en los demás lo que hemos encontrado en nosotros mismos.”

5. Emily Dickinson, Herbario y antología botánica, ed. Ya lo dijo Casimiro Parker

“Para hacer una pradera es necesario un trébol y una abeja-
un trébol, y una abeja.
Y un ensueño.
Bastará sólo con el ensueño,
si abejas hay pocas.”

Alodia Clemente (Llibreria La Rossa)

Una novela
Cauterio de Lucía Lijtmaer (Ed. Anagrama). Si es un placer escuchar a Lucía Lijtmaer en Deforme Semanal lo es más aún leerla. Una historia que son dos; dos mujeres separadas por 4 siglos de historia y que en un punto se encuentran para disfrute de las personas que tenemos entre las manos esta novela.
Una biografía
Lunática de Andrea Momoitio (Ed. Libros del KO). Andrea Momoitio nos narra en primera persona la investigación sobre la vida y la muerte de Maria Isabel que, a causa de su fallecimiento quemada viva en una celda de una prisión de Bilbao, supuso la chispa que propició la huelga de prostitutas de Bilbao en 1977. Un placer para la imaginación perderse por las calles de Bilbao de su mano.
Poesía
Poesía portátil en femenino de Plath | Sexton | Dickinson | Pizarnik | Safo | Ajmátova | Bishop | Vilariño (Ed. Literatura Random House)
Este pack reúne una pequeña muestra de la extensa producción de ocho de las mejores voces poéticas de la historia de la poesía. Una pequeña gran introducción para quién quiera degustar una muestra antes de abandonarse por completo a su lírica.
Ilustración
El secreto de la fuerza sobrehumana de Alison Bechdel (Ed Reservoir Books)
Imprescindible el tercer volumen de las memorias de la autora de Fun Home, Unas bolleras de cuidado, ¿Eres tú mi madre? Y, por supuesto del Test de Bechdel.
Un ensayo
Every Body de Julia Rothman y Shaina Feinberg (Ed. Errata Naturae)
Un divertido, completo, multidisciplinar e ilustrado compendio de ensayo e historias afectivo-sexuales realmente diverso y representativo de la sociedad actual.

Miguel Fuentes (Librería Cosecha roja)

Spanish Beauty de Esther García Llovet. Anagrama.
Tainted Love de Stewart Home, traducción de Ce Santiago. Colectivo Bruxista.
Bajo la dura luz de Daniel Woodrell, traducción de Diego de los Santos. Sajalín Editores.
La máquina del amor sagrado y profano de Iris Murdoch, traducción de Camila Batlles. Impedimenta.
De Paris a Monastir de Gaziel con prólogo de Jordi Amat. Libros del Asteroide.
Parker Integral. Tomo I adaptación e ilustración de las novelas de Richard Stark por parte de Darwyn Cooke. Traducción de Óscar Palmer. Astiberri Ediciones.
Q Road de Bonnie Jo Campbell, traducción de Tomás Cobos. Dirty Works.
Obra maestra de Juan Tallón. Anagrama.

Donatella Iannuzzi (Gallo Nero)

Por qué haría yo. Mary Robison, Malas tierras
Tierras muertas. Núria Bendicho Giró, Sajalín
So Sad Today, ensayos íntimos. Melissa Broder, Alba Editores
Retorno de las estrellas. Stanislaw Lem, Alianza

Juan Jiménez García

Piedra, papel, tijera, de Maxim Ósipov (Libros del Asteroide). El grito del ave doméstica ya nos descubría un escritor formidable, ahora más que confirmado.
Cartas cruzadas, de Dario Jaramillo (Pre-Textos). Cómo el narcotráfico nació y se infiltró en la intimidad colombiana. Una historia de amor.
Tres habitaciones en Manhattan, de Georges Simenon (Anagrama, Acantilado). Otra historia de amor en los límites, una de las grandes novelas del escritor francés.
Corre, hombre, corre, de Chester Himes (Akal). Un persecución memorable es el último libro que nos queda disponible de Himes, después de booms.
La obra de una vida, de Béla Hamvas (Ediciones del Subsuelo). Qué decir… Tras la Melancolía de las obras tardías, otra joyita del autor húngaro.
Isabel II – Tres dramolette, de Thomas Bernhard (Hiru). Bernhard y el teatro a través de una de sus obras más notable.
Polen dorado, de Seiichi Hayashi (Gallo Nero). Continúa nuestra relación amorosa con Garo y Gallo Nero.

Javier Lucini (Dirty Works)

Pues ahí van mis sucias apuestas, probablemente cinco libros que ocuparán poco espacio, si es que llegan a ocupar alguno, en las mesas de los tenderetes de los cambistas y los mercaderes a las puertas del Templo (vendedores de palomas, vajillas y medalleros de chichinabo)*.

Los hermanos Vonnegut. Ciencia y Ficción en la casa de la magia, Ginger Strand. Ed. EsPop.
El necrófilo, Gabrielle Wittkop. Ed. Cabaret Voltaire.
Las trompetas de Jericó, Unica Zürn. Ed. Underwood.
Pasolini: Teatro, (fantástico prólogo de Mario Colleoni) Ed. Punto de Vista Editores.
Reemplazo, Tor Ulven. Ed. Malas tierras
(*también es verdad que es El Día del Libro, y no de la Literatura, y que eso va por barrios, en caracteres y en predisposiciones.)

Vanessa M. Montesinos (Comunicadora cultural, Afán de plan)

Un clásico sobre la pereza (su protagonista no sale de la cama hasta la página 150): Oblómov, de I. Goncharov (Alba Clásica).
La poesía mínima de Karmelo C. Iribarren (Visor) y las Prosas reunidas de Wisława Szymborska (Malpaso).
Dramaturgia valenciana de excelencia: Paco Zarzoso. Teatro escogido (1996-2020), publicado por Arola Editors; y Patrícia Pardo. Obra escollida (1996-2017), de Comissura Edicions.
Novedades que barajo en mi mesita de noche: Alguien bajo los párpados, de Cristina Sánchez-Andrade, y Cauterio, de Lucía Lijtmaer. Ambas de Anagrama.
Próxima lectura: Machirulo, escrito por Alfred Jarry en 1902 (Dosmanos Ed.).

Rubén Martín Giráldez (Escritor y traductor)

Du mariage considéré comme un des beaux-arts; Kristeva, y Sollers; Fayard, 2015
Dictee, Theresa Hak Kyung Cha (1982), University of California Press, 2009.
Las pirañas, Miguel Sánchez-Óstiz, Seix Barral, 1992
O Fallen Angel, Kate Zambreno, Perennial, 2009
Romancer Erector, Diane Williams, Dalkey Archive, 2001
Pond, Claire-Louise Bennet, Riverhead Books, 2015
Fief, David Lopez, Points, 2019
Marquis, Topor, Roland y Xhonneux, Le Spectateur Français, 1990
Cuadernos de Miguel Alonso, Ramón de Garciasol, Anthropos, 1991
Telemonstruos japoneses, Óscar Alarcia, Libritos Jenkins, 2022
The Devils of Loudun, Aldous Huxley, Penguin Classics, 1952
Caliban And The Witch: Women, The Body, and Primitive Accumulation, Silvia Federici, Penguin Modern Classics, 1998.
«Histrio-Mastix: The players scourge, or, Actors Tragædie, divided into two parts: wherein it is largely evidenced, by divers Arguments that popular stage-playes are sinfull, heathenish, lewde, ungodly spectacles, and most pernicious corruptions and that the profession of play-poets, of stage players, together with the penning, acting, and frequenting of stage-playes, are unlawfull, infamous and misbeseeming Christians» (1633), William Prynne, openlibrary.org
Liber minor de coitu. Tratado menor de andrología. anónimo salernitano, ed. Enrique Montero Cartelle, Ediciones Universidad de Valladolid, 1987.

Lucía Márquez (Periodista)

Unos cuantos libros que se han apoderado de mí en los últimos tiempos:
Poeta chileno, Alejandro Zambra (Anagrama).
Musclos per sopar, Birgit Vanderbeke (Viena editorial).
Utopía no es una isla: catálogo de mundos mejores, Layla Martínez (Episkaia).
Hamnet,
Maggie O’Farrell (Libros del asteroide).
Nuestra parte de noche,
Mariana Enríquez (Anagrama).
Siempre es buen momento para leer o releer Nada, de Carmen Laforet, ¡pero especialmente ahora con las ediciones nuevas que se han publicado por el centenario de la autora!

Y la recomendación que me voy a regalar a mí misma: Diariosde Alejandra Pizarnik (Lumen).

Elisa McCausland

Bárbara y guerrera. La historia de Tomiris, reina de los masagetas. Nicolás Kwiatkowski (Katz Editores).
Flores rojas. Yoshiharu Tsuge (Gallo Nero Ediciones).
Hemoderivadas. Ana Llurba (Aristas Martínez).
Visión. Julia Grofer (Alpha Decay).

Núria Molines (Traductora)

Para este 2022 casi pospandémico, cuatro ideas de lectura de libros escalofriantes, en diferentes registros:

Mandíbula, de Mónica Ojeda (junto con su Historia de la leche). (Candaya).
Tengo miedo torero, de Pedro Lemebel. (Las Afueras).
Klaus y Lucas, de Agota Kristof (traducción de Ana Herrera y Roser Berdagué). (Libros del Asteroide).
Aprender a vivir por fin, de Jacques Derrida (traducción de Nicolas Bersihand). (Amorrortu).

Este año pasado de traducciones, el universo que más me ha atrapado y menos me ha dejado apartar la vista de la pantalla y las teclas ha sido el de Unica Zürn. Felizmente, han coincidido en librerías muchas traducciones de esta autora en estos tiempos. Sufrí y disfruté El hombre del jazmín y otros textos, junto con Primavera fosca, de Unica Zürn (ambos en Wunderkammer). En castellano, Primavera sombría, (traducción de Alba Lacaba) (Pepitas de Calabaza). Para seguir en el universo Unica, también maravilloso Las trompetas de Jericó (traducción de Javier López González y Bárbara Reinoso Acero) (Underwood).

Gema Monlleó

No me gustan las fajas de los libros. Iba a escribir un “porqué” a cada libro recomendado pero, como no quiero “fajear”, he decidido que la lista vaya impoluta.
Eso sí, unas pistas. ¿Cuál es la intersección para escoger estas lecturas? Sacudida emocional en las historias, una poética personal en la escritura, necesidad de aplauso literario al autor mientras leo y descubrimientos más allá de las tramas.
Narrativa
Los galgos, los galgos, Sara Gallardo. Malastierras.
L’espectre d’Aleksandr Wolf, Gaito Gazdànov. Karwan.
La máquina del amor sagrado y profano, Iris Murdoch. Impedimenta. (o cualquier novela de Iris Murdoch)
Love song, Carlos Zanón. Salamandra.
Entre el ensayo y ¿la narrativa? ¿la poesía?
La mujer que escribió Frankenstein, Esther Cross. Minúscula.
Los brotes negros, Eloy Fernández Porta. Anagrama.
Autocienciaficción para el fin de la especie, Begoña Méndez. H&O.
Mi libro madre, mi libro monstruo, Kate Zambreno. La Uña Rota.
Poesía
Poemas encadenados, Pedro Casariego Córdoba. Seix Barral.
Odio la playa, Adrián Fauro. Cántico.
Faci’m oblidar el bosc, Sònia Moll. Godall.
Saurí del nom, Joan Vigo. La Breu.

Julio Monteverde (Escritor y traductor)

René Daumal: Pequeñas claves de un gran juego poético, Argonauta, Buenos Aires, 2022.
Pablo Álvarez Almagro: Arte criminal, Pepitas, Logroño, 2022.
Clara Janés: Krater (o la búsqueda del amado en el más allá), Galaxia Guternberg, Madrid, 2022.
Raoul Vaneigem: El libro de los placeres, Traficantes de sueños, Madrid, 2022.
Esther Peñas: De la estirpe de las amazonas, Wunderkammer, Girona, 2021.
Radovan Ivsic: Recuérdelo, recuerde bien todo, Ardora, Madrid, 2021.
Unica Zurn: El hombre del jazmín, Wunderkammer, Girona 2022.

Dario Ochoa de Chinchetu (Automática)

Para este año estas son mis recomendaciones, teniendo en cuenta como siempre algunas de nuestras lecturas del último año:
Un verdor terrible, de Benjamin Labatut, Anagrama, 2020.
El desierto y su semilla, de Jorge Barón Biza, Eterna Cadencia, 2014
Zurita, de Raúl Zurita Editorial Delirio, 2012
Física de la tristeza, de Gueorgui Gospodínov, Fulgencio Pimentel, 2108
Y entre los libros de Automática esta vez mencionaremos nuestra novedad más reciente, Una vida en acogida, de la autora nigeriana irlandesa Melatu Uche Okorie y también Plegaria en el asedio de Damir Ovčina, un libro en el que seguimos pensando mucho estos días.

Francisca Pageo

Memoria del amor, de Kirsten Thorup (Errata Naturae)
Lo que el pájaro bebe en la fuente y no es el agua, de Chantal Maillard (Galaxia Gutenberg)
El velo de Isis, de Pierre Hadot (Alpha Decay)
La última flor, de Jesús Montiel (Pre-Textos)
Ensayo sobre el día logrado, de Peter Handke (Alianza)
Geai, de Christian Bobin (Pre-Textos)
Bucólicas, Geórgicas, de Virgilio (Alianza)
Hierba mora, de Teresa Moure (Hoja de Lata)
La espesura, de Anton H. Tammsaare (Greylock)

René Parra (El Nadir)

La leyenda dorada de Santiago de la Vorágine (Alianza, 2004)
Colección medieval de vidas de santos (una selección en esta edición), origen de buena parte del imaginario católico, que se mueve entre la piadosa ingenuidad y el descarnado “gore” de las escenas de martirio. Una maravilla.

Historia de la Santa Rusia de Gustave Doré (El Nadir, 2018)
En esta sorprendente obra, en sintonía con la actualidad, Gustave Doré (1832-1883), el gran ilustrador de clásicos literarios, narra (escribe y dibuja) con gran humor e ironía y sorprendentes hallazgos gráficos la historia del imperio de los zares, desde sus orígenes más remotos hasta la cúspide de su (amenazante) poder a mediados del siglo XIX.

El sitio de Krishnapur de J.G. Farrell (Anagrama, 1991).
Obra maestra del malogrado escritor británico J.G. Farrell, muy aguda y cáustica, ambientada en la India colonial, durante la rebelión de los cipayos de 1857.

Otras recomendaciones:
Cuentos de la selva de Horacio Quiroga.
Recuerdos de un proscrito de Zo d’Axa
Siete cuentos japoneses de Junichiro Tanizaki

Consuelo Rubio (Traductora)

En narrativa Las malas de Camila Sosa Villada (Tusquets), El amigo de Sigrid Nunez (Anagrama), Mi hermana, asesina en serie de Oyinkan Braithwahite (Alpha Decay), Madrid será la tumba de Elizabeth Duval (Lengua de Trapo), Huaco retrato, de Gabriela Wiener (Random House), Mi hermano de Daniel Pennac (Random House). Desafiando despellejamientos críticos varios, lo último del siempre apabullante Franzen: Encrucijadas (Salamandra). Todavía más disuasorio en razón de los centenares de páginas, Al paraíso de Hanya Yanagihara (qué le voy a hacer, soy devota). Y sin apartarme mucho del skyline de la Gran Manzana, Un día cualquiera en Nueva York de Fran Lebowitz.
El relato ilustrado de Pilar Adón, Eterno Amor. La novela gráfica de Alison Bechdel El secreto de la fuerza sobrehumana. Cualquier cosa de Mariana Enríquez. Cualquier cosa de Delphine de Vigan (Las gratitudes, Las lealtades, el último libro sobre los niños-reyes que algún traductor tiene con seguridad en el horno). También El castillo de Barbazul (Tusquets) de Javier Cercas, tercera entrega de las andanzas del mosso Melchor Marín: lo consumí en tres sentadas y gocé de cada página.
En ensayo, A finales de enero de Javier Padilla (Tusquets), Contra la España vacía de Sergio del Molino (Alfaguara), La moda justa de Marta D. Riezu (Anagrama), El libro de las plantas olvidadas de Aina S. Erice (Ariel), El fin del amor de Tamara Tenenbaum (Seix Barral), Todos los cuerpos de Olivia Laing (Paidós). Por delante de todo hay que leer a Svetlana Aleksiévich. Nunca me canso de recomendarla, ahora mucho más que nunca.

Diego Salgado

Del grano al píxel. Cine y archivos en transición. Giovanna Fossati. Filmoteca Española – «Qué sucederá con los archivos cinematográficos es una pregunta que deberán responder en breve teóricos y archivistas. Solamente un diálogo entre la teoría y la práctica puede dar forma a una idea del archivo renovada que permitirá a los archivos del futuro reflejar una cultura viva, en lugar de ser meros repositorios de expresiones culturales muertas».

Desde dentro. Martin Amis. Anagrama – «¿Cuántas de vosotras habéis pensado alguna vez en ser escritoras? Y, podéis creerme, las manos que se alzaron en un minuto no fueron pocas. Proseguí–: Bien, pues el caso es que las que sabéis casi con exactitud lo que es ser un escritor… sois precisamente vosotras. Vosotras, que tenéis catorce o quince años, la edad en que accedéis a un nivel nuevo de autoconciencia, o a un nivel nuevo de percepción de vosotras mismas. Es como si oyerais una voz, que es la vuestra pero no suena como tal. No del todo; no es la voz a la que estabais acostumbradas: suena más articulada y con más criterio, más reflexiva y más traviesa, más crítica (y autocrítica), y también más generosa y compasiva. Y os gusta esa voz más avanzada, y un buen día, para mantenerla, os veis escribiendo».

Monty Python: Autobiografía. The Pythons. Libros del Kultrum – «No había entre nosotros ninguna figura de autoridad moral aplastante que hiciera del grupo una ralea de fascistas guiada a todas horas por las mismas convicciones. Éramos muy diferentes, cada uno estaba atento sobre todo a lo más acorde con su personalidad, y estoy convencido de que en eso residía la fuerza de Monty Python. Había entre nosotros un gran respeto por la sensibilidad particular de cada cual. Se trataba sencillamente de hacer converger todas ellas en una misma dirección, la del humor»

Faustino Sánchez

En un momento en el que nos comunicamos (o lo intentamos) de tantas maneras distintas, creo que es importante reivindicar la necesidad de entendernos. Por eso traigo tres libros que abordan este tema desde ópticas distintas: la necesidad de entendernos más allá del consumismo y la productividad en una breve obra teatral de Evan Dara; los hilos generacionales que tejen y destejen dos personajes en el clásico de Carmen Martín Gaite; y la alteridad y el trampantojo que vierten las palabras de dos hermanas en un extraño pero maravilloso opúsculo de Fleur Jaeggy.

Biografía provisional de Mose Eakins (Evan Dara, Pálido fuego)
Retahílas (Carmen Martín Gaite, Siruela)
El ángel de la guarda (Fleur Jaeggy, Tusquets)

Diego Luis Sanromán (Escritor y traductor)

Lo que este año me gustaría recomendar no son dos libros, sino dos acontecimientos mayúsculos que implican a dos escritores para mí esenciales: Georges Bataille y Louis-Ferdinand Céline. Ambos son franceses, tant pis!

Acontencimiento nº 1. Del primer autor, la editorial Arena Libros publicó a finales del año pasado (es decir, que aún pertenece a la categoría de “novedades”) La soberanía, un texto que había aparecido por primera vez en francés en 1976, en edición de Thadée Klossowski (hijo de Balthus y, en consecuencia, sobrino de Pierre Klossowski), pero que hasta ahora no se había publicado en castellano. Se trata de un texto tardío (escrito entre 1953 y 1954), al que Bataille en ocasiones se refería con el título de Nietzsche y el comunismo, que planeaba sacar como tercer volumen de La parte maldita y que finalmente dejó inacabado e inédito. “La soberanía de la que hablo tiene poca cosa que ver con la de los Estados […]. Hablo en general de un aspecto opuesto, en la vida humana, al aspecto servil o subordinado”. No está mal como incipit, ¿eh?

ACONTECIMIENTO nº 2. Durante el verano de 2021 en Francia saltó la noticia de que se habían recuperado varios millares de páginas de Céline que se habían dado por perdidas tras la Liberación. Poco tiempo después, la editorial Gallimard anunciaba la publicación de tres de esas obras inéditas a lo largo del año siguiente. La primera, Guerre, de cuya edición se ha encargado Pascal Fouché (historiador, editor y experto en la obra de Céline), saldrá a la calle el día cinco del mes próximo, y llegará acompañada de una exposición de los manuscritos precisamente en la Galerie Gallimard de París. Según puede leerse en el portal de la editorial, Guerre es un texto escrito un par de años después de la aparición de Viaje al fin de la noche, y en él Céline narra las desventuras del cabo Ferdinand desde el instante en que, gravemente herido, recupera la consciencia en pleno frente de Flandes hasta el momento en que abandona Francia con destino a Londres. Yo ya tengo encargada la versión francesa. Ignoro si alguien ha adquirido los derechos para publicarla en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.