número tres | pa(i)sajes: one american movie | imágenes: ferdinand jacquemort

Andrew Bujalski

Frustrados, engañados, desilusionados, desencantados…, indignados. Adjetivos varios para un estado de ánimo, el de una generación que ha visto cómo los sueños que se le prometieron, todas las esperanzas de futuro, se han desvanecido. Vicente Rodrigo nos habla en El último baile de las consecuencias del mayo del 68, pero también y sobre todo de los jóvenes directores del mumblecore y su identificación con aquella frustración y desilusión de sus predecesores. La falta de anacronía de esos sentimientos, que unen a dos generaciones separadas por casi cuatro décadas, fuerzan el sonroje de toda una sociedad que ha fallado en el intento de preservar el estado del bienestar, pero también evidencia que la Humanidad está condenada a repetir sus errores.

De Cassavetes a Bujalski, de Rohmer a Katz; los jóvenes cineastas se interesan por plasmar las preocupaciones propias de sus tiempos y de sus generaciones, cada uno con su estilo, cada uno con su conclusión. La deconstrucción del lenguaje, la imposibilidad del contacto físico, la percepción de la volatilidad de uno mismo y la única certeza de que es la fisicidad la que nos une a la realidad, son algunos de los tópicos que destaca el autor del cine de Bujalski, unos temas que, por otra parte, responden a buena parte de las preocupaciones de toda una generación que vive en perpetuo estado de tránsito.

Mónica Jordan

leer en détour

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.