Francisca Pageo | Música electrónica alemana en la posguerra

“I´ll never forget this (….) I´ll tell you, for a musician to hear absolute silence is very odd. There is always some tone. You will hear the fan or the air conditioner or the wind or something and airplanes pass by. But here, not a sound. No lights. And it was like a moonscape“. 

1945. Alemania. Un país lleno de silencio humeante. Podría pensarse que bienvenido tras los bombardeos inmisericordes, el fuego atronador, los gritos de las víctimas de un bando u otro.

Pero mas bien se trata del provocado por el encogimiento de seres humanos que apenas podían ya reconocerse como tales, autores del horror ya fuera por una aceptación silenciosa del mismo, por miedo, cobardía o la creencia en las ideas nazis:

“There remains nothing human about it. The water is polluted, it smells of corpses, you see the most extraordinary shapes of ruins and more ruins and more ruins…people in civilian clothes among these mountains of ruins appears merely to deepen the nightmare“. 

Estos testimonios representan tan sólo dos de otros muchos dados por las fuerzas de ocupación en Berlín. Todos tenían en mente las imágenes de un país culto, la patria de doctores, profesores, el caballo de batalla europeo en términos de cultura, filosofía,  música…una minoría incluso habría conocido el Berlín salvaje de los años veinte y treinta, que en realidad había sido un estado de excepción tanto política como social en una sociedad de por sí ultraconservadora.  Y ahora, todo estaba destruído hasta los cimientos… la nada.

leer en détour

Número siete
Pa(i)sajes: Voces y silencios
Ilustraciones: Francisca Pageo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.