Anhelo de raíces, de May Sarton (Gallo Nero) Traducción de Mercedes Fernández Cuesta | por Francisca Pageo

May Sarton | Anhelo de raíces

¿Cómo se construye un hogar? ¿De qué manera una casa se convierte en ello? May Sarton compró una pequeña finca del s.XVIII en Nelson, Nuevo Hampshire y fue así como pasó parte de su vida en ella de una manera plena y totalmente adecuada a sus necesidades vitales y emocionales. Anhelo de raíces es, así, un libro sobre la memoria de lo que conforma un hogar, de aquello que construimos para habitar, para vivir conforme a nuestro más íntimo ser.

Anhelo de raíces no es sólo un libro sobre lo que conforma una casa, es también un libro sobre la escritura y lo que nos lleva a ella. Sarton disponía muy bien la mesa y la casa a la hora de la escritura, como un ritual. Para ella, su casa era ese lugar que se parece más a una novela que a un poema. Un lugar que nunca se ha terminado del todo, que se va haciendo conforme pasan las temporadas, los días; conforme va cambiando una persona. Y cómo no, el jardín, que Sarton cuidaba tanto; con tanto esmero y dedicación que era, por encima de la escritura, su máximo goce.
De este modo, la casa de May Sarton se fue convirtiendo en su espacio más sagrado, en aquel espacio en el que pasar su vida de la forma más completa y bella posible. Se ve así cómo adecua sus gustos a las paredes, cómo deja entrar la luz para que llene de color las habitaciones, los enseres. El hogar de May Sarton invitaría a la gente del pueblo, vería crecer la amistad en él. Así, el hogar no solo se nutre de la escritura y mirada de la autora, sino también de la vida de otros, y de la vida del campo; tan delicada y a la vez tan fuerte.

Me gusta pensar en el hogar como ese salvoconducto que nos guía entre el plano físico y nuestro ser más íntimo. Más como un cuerpo que como un espacio en el que suceden cosas. Así es como veo esta casa de May Sarton, y por supuesto este libro. Un libro que es una búsqueda y un asentimiento de la vida y nuestro lado más humano y más vivo. Me gusta pensar que May Sarton usó este salvoconducto para ser más feliz (obviamente así fue) y no sólo eso, sino que el hogar nutrió de todas las maneras posibles su escritura.

Anhelo de raíces es un libro inspirador, lleno de belleza, de rincones propios, de amistades que nutren la vida de una persona que busca la pasión por lo que se hace uno para sí mismo y para los demás. Es, este libro, pasional, nace de las entrañas, de donde surge lo que nos hace vivir. Anhelo de raíces es un anhelo de lo que llevamos con nosotros y que germina con el más íntimo amor con el que hacemos las cosas. Hay que quedarse a vivir en él, en este hogar que Sarton ha construido tan bien para sí misma y para todos a los que nos ha invitado a entrar en él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.