Mística y psicoanálisis. El lugar del Otro en los místicos de Occidente, de Carlos Domínguez Morano (Trotta) | por Francisca Pageo

Carlos Domínguez Morano | Mística y psicoanálisis. El lugar del Otro en los místicos de Occidente

Hay tantas místicas como creencias, aunque todas aboquen a lo mismo: sensación de comunión y plenitud con el absoluto. Pero la mística no es un estado, sino una experiencia. Con esta base, Carlos Domínguez Morano (Doctor en filosofía y en ciencias de la educación, y también Doctor en teología y psicólogo) aborda la experiencia mística no sólo desde su hecho mismo, sino que incorpora el psicoanálisis a este, dando un análisis sobre dicha experiencia y su importancia dentro del psicoanálisis y cómo convergen y se nutren las dos entre ellas.

Mística y psicoanálisis es la historia de la mística y lo místico. El autor nos presenta el estado en el que se hallaron místicos, artistas, científicos, etc. de occidente (por ej.: William James, Margarita Porete…) ; dándonos a conocer diferentes concepciones de cómo las imágenes místicas se cruzan con el psicoanálisis. Para Carlos Domínguez, todo viene de la infancia, de ese principio de relación con nuestra madre, pues es de ahí de donde viene nuestra relación con Dios. La experiencia mística nos suscita interrogantes y en este libro se hallan casi en cada página. ¿En qué se diferencia la experiencia mística de la experiencia psicótica? El autor nos muestra estas diferencias. Mientras la experiencia psicótica perturba la vida del que la padece por un tiempo considerable, dejando sentimientos negativos, el místico tiene una experiencia transitoria y breve, dándole paz y armonía interior. Además de que esta experiencia última tiene cierto grado de profecía, de acción transformadora y sanadora en el entorno.

El misticismo poco tiene que ver con la constitución, y aunque solo sea testigo de ella el propio místico, actúa en el colectivo como palabra poética, como canto. El místico siente y tiene la capacidad de compartir lo que experimenta, como los artistas y los poetas. «Los místicos han creado el idioma, decía Miguel de Unamuno.» El autor nos ofrece un estudio de la vida y experiencia de Ignacio de Loyola, en la que los rastros de su personalidad, sus motivaciones más inconscientes, sus conflictos y sus ideales llevarían a de Loyola a la experiencia mística. Pareciera que todo ello ya determina, de algún modo, esta clase de experiencias, así que podríamos comprobar cómo nuestra relación con el inconsciente y nuestras relaciones y complejos pueden dar cabida a tener algún tipo de estas experiencias tan personales y únicas. Lo místico alcanza el amor, que para Ignacio de Loyola significa alcanzar el corazón del mundo, lo uno y lo más íntimo de uno mismo.

Pese a que sin leer este libro podemos pensar lo contrario, Carlos Domínguez no tacha lo místico dentro del mundo ni dentro del psicoanálisis, sino todo lo contrario. Nos lo da a conocer y ahonda en ello de una manera plena y bastante extensa. Es un libro no básico sobre lo que nos ofrece, sino bastante completo y con muchas referencias para saber de primera mano por qué, cómo y de qué manera lo místico influye y parte de una base psicoanalítica. Ahora que ya sabemos algo más de la psique humana, quizá podamos entender y comprender un poco mejor a los místicos, los grandes ignorados y, quizás, los mejores conocedores de la psique en sí misma, pues la relación con Dios nos acerca a ella, nos hace meternos de lleno en ella. Mística y psiconálisis es no sólo un libro recomendable para quien quiera conocer la mística, sino también esta rama de la psicología que, aunque parezca dar vueltas sobre sí, nos descubre aspectos no solo nuestros, sino de nuestra relación con el mundo y con Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.