Pool with two figures | Edward Hopper

«Sus manos se agarraron a la garganta de la chica antes de que pudiera acabar la pregunta, ahogando de raíz su gesto de sorpresa. La zarandeó. El cuerpo de Bruno parecía endurecerse como una roca y podía oír cómo rechinaban sus dientes. De la garganta de Miriam surgía un ruido chirriante, pero las manos se aferraban con demasiada fuerza y le impedían chillar. Metió una pierna detrás de ella y la empujó hacia atrás. Cayeron los dos juntos sin más ruido que el de los cuerpos revolcándose sobre las hojas. Hundió más los dedos y aguantó la desagradable sensación que le producía aquel cuerpo forcejeando bajo el suyo. Quería impedir que las contorsiones de Miriam les obligaran a ponerse en pie. Bajo sus manos, la garganta se notaba más cálida e hinchada.»

Patricia Highsmith, Extraños en un tren

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.