Manual de tipografía, de John Kane (Gustavo Gili) Traducción de Mela Dávila, Dario Giménez | por Juan Jiménez García

John Kane | Manual de tipografía

Vivimos rodeados de palabras. También de palabras escritas y, por tanto, de tipografía. La tipografía es algo consustancial a la escritura y, desde luego, una parte fundamental del diseño, aun más si hablamos del diseño editorial, pero también del diseño gráfico en general. Entender sus fundamentos se ha convertido en algo imprescindible. Conocer sus principios para poder saltárselos (quizás) o conocer su terminología para poder hablar en un idioma comprensible a otros (por ejemplo, a la hora de la impresión) o a los programas que manejamos para trabajar. Un libro como este Manual de tipografía es por tanto algo necesario para adentrarnos en mundo complejo pero bellísimo, para entrar en los misterios de un arte, de un oficio.

John Kane fue autodidacta en el aprendizaje de la tipografía y, seguramente por eso, su libro está concebido como una manera de acercarse a ella de una forma personal, exponiendo los principios pero dejando abiertos todos los caminos para poder seguir en la exploración de un mundo vasto e inabarcable, un mundo que está en continua construcción o, mejor, evolución. Porque la tipografía, y en eso incide muy bien Kane, parte de una historia que se ha ido desarrollando durante siglos a través de variaciones y reformulaciones, pero compartiendo un tronco, sin que haya habido rupturas traumáticas y sí ligeros deslizamientos. Arte antiguo, uno debe conocer esa antigüedad para llegar al fondo de la modernidad.

Así el libro parte de unos conocimientos básicos, de una terminología, de una capacidad de entender el material con el que estamos trabajando (las letras, las fuentes, los tipos), para adentrarse en el desarrollo que todo esto tuvo a través de una historia de la humanidad y de algunas de los tipos más importantes y completamente vigentes (aunque en algunos caso tengan centenares de años). Ver a qué responden estas tipografías (incluida esa necesidad que las hizo surgir) ayuda a entender mucho mejor su uso y se convierte en un prólogo no solo perfecto, sino necesario, para entender la técnica.

Así llega el momento de afrontar las letras, las palabras y las frases. Entender la forma de las letras es fundamental. Comprender el sentido de la forma y contraforma en ese estado básico que es la letra ayuda a acercarse a conceptos como contraste o refuerce, pero también a entender el vacío, es decir, el espacio en blanco. Quizás la relación en la que se sustenta todo el sentido tipográfico. Esa relación de fuerza, de contrarios.

Todo para llegar al máximo, al texto, al conjunto, a esa mancha, y ver que como tantas artes, la tipografía es una cuestión de espacios. De puesta en escena. Incluso de tiempo. Si el cine es esculpir el tiempo (por acogernos a la definición de Tarkovsky), aquí podríamos estar hablando de colocar ese tiempo sobre el espacio. La composición, la proporción, la disposición, la fluidez. Lo que atenta contra todo esto. John Kane le dedica su tiempo a contarnos todo esto con ejemplos visuales, seguramente la manera más efectiva (y más justa, dado el tema que estamos tratando).

El libro concluye con un apartado inevitable cuando hablamos de diseño gráfico o editorial, como es el tema de las retículas, y que cuando hablamos de tipografía tiene un sentido incluso más precioso, sino necesario, dado que no debemos olvidar que es un arte que necesita más que otras de la disposición, del equilibrio, para poder llegar de una forma más precisa y eficaz al receptor o lector.

En Manual de tipografía podemos encontrar un libro no solo necesario, sino emocionante, desde el momento que vamos recorriendo de una forma progresiva, siempre integrada en algo más amplio, siempre yendo hacia entidades más amplias, conceptos más extensos. Algo que después de todo empieza en ese estado básico que es el tipo para llegar a algo que tiende hacia el infinito. Una aventura de las formas. Y del aire.

[…]

Si no quieres perderte ninguna reseña de las que publicamos, puedes suscribirte a nuestra lista de correo. Es semanal y en ella recordaremos todo lo publicado durante los últimos días.

2 thoughts on “ John Kane. Un arte del siglo XXI, por Juan Jiménez García ”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.