número tres | pa(i)sajes: one american movie | imágenes: paula arantzazu ruiz

Baghead | Jay y Mark Duplass

Si el mumblecore es el reflejo de la última gran decepción occidental, ninguna cinematografía lo deja tan claro como la de los hermanos Duplass. Su obra es la de la proyección del género en el vacío, el momento en que todas las imágenes que conocemos y comprendemos, aquellas en las que hemos aprendido a sentirnos cómodos en las últimas décadas, se llenan de inseguridades. Muy clara es Baghead (2008), una de las películas más descompuestas del grupo de directores asociados al mumblecore, una metaficción que lleva al límite la figura del cineasta desesperado por entrar en las historias (y no sólo relatarlas), una cuestión de distancia que definiera Slacker (Richard Linklater, 1991) y que enlaza directamente con un tiempo en el que nada está a salvo de ser filmado. Es un cine de la crisis, la verdadera crisis, la de los valores de la democracia y el capitalismo que se asentaban en una definición total de conceptos. “Lo real haciéndose universal”, en palabras de Baudrillard; “El momento en que todo será recordado”, en palabras de Alejandra Najenson. En definitiva, la búsqueda de una verdad final y global donde se acaban los matices. El mumblecore es la resaca de este delirio.

¿Cómo podría no ser irritante la representación de nuestra propia deriva? Paula Arantzazu Ruiz nos lo muestra en las contradicciones de los Duplass: el determinismo de Cassavetes para llegar a la espontaneidad, la autosuficiencia del mainstream oponiéndose a su fragilidad, la argumentación sentimental de una generación perdida en su individualismo. Estamos ante un cine que no es de hoy ni de ayer, que no responde a ninguna identidad porque es el de un tiempo que ha querido contenerlo todo: la conciencia del género y su desarticulación, el drama arrebatado y la pureza narrativa, lo trascendente y lo cotidiano sin espacios de tránsito. Los Duplass, como el resto de directores del mumblecore, saben que avanzan desde el vacío y hacia el vacío. Aquí sus mayores aciertos y su peores blasfemias.

Vicente Rodrigo Carmena

leer en détour

2 thoughts on “ Jay y Mark Duplass. Fuera de lugar, por Paula Arantzazu Ruiz ”

  1. Difiero de tu critica, considero que la mayoría de los proyectos de Mark y Jay Duplass prometen un discurso realista, que con irania relata los problemas más mundanos y básicos, y para muestra sus próxima serie Togetherness que va más allá de lo comercial en relatar las historias de cuatro adultos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.