Número tres

El individualismo halla sus raíces en el intento de negar la realidad y la importancia de la interdependencia humana. Uno de los objetivos primordiales de la tecnología en América es «liberarnos» de la necesidad de contar con otra gente, someterse a ella, o controlarla. Desgraciadamente, a medida que esto se logra, nos sentimos más aislados, aburridos, solitarios, faltos de protección, inútiles e inseguros. Un individuo, como un grupo, es una mezcla de sentimientos ambivalentes, de necesidades y valores contradictorios, de ideas antitéticas. No es, ni puede ser, una totalidad monolítica, y el intento moderno de resucitar este mito no sólo es ilusorio y ridículo, sino también profundamente destructivo, tanto para el individuo como para su sociedad.

Philip Slater. La soledad en la sociedad norteamericana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.