Número tres

«Estaba en Portland. Iba en el tranvía y oí una conversación entre dos chicos sobre sexo y fiestas y lo que estaban planeando para el verano. Llevaba una libreta, y empecé a escribir lo que decían. Cuando bajé del tren, me senté y empecé a escribir más, imaginando qué más habrían dicho.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.