Número tres

«¡Los recuerdos se forman, germinan, se amargan, se deforman y desaparecen! No puedes recordar exactamente qué pasó, sólo qué fue lo que sentiste. Ese sentimiento que recuerdas es eléctrico y está lleno de matices.

Cada vez que intentas volver a sentirlo, se vuelve todavía más confuso, pues ese sentimiento recordado fluye permanentemente. La emoción original permanecerá elusiva, intocable y enterrada en algún lugar para siempre.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.