Un hombre de talento, de Emmanuel Bove (Pasos Perdidos) Traducción de Mercedes Noriega Bosch | por Francisca Pageo

Emmanuel Bove | Un hombre de talento

Un hombre de talento es la historia de Maurice Lesca, un médico jubilado que vive con su hermana Emily en un apartamento de París. Maurice es un hombre que, a pesar de sentirse frustrado ante las expectativas de la vida, busca y busca una manera de librarse de ello. De sus demonios y de sus deseos. Lesca es un hombre lleno de contradicciones. Lo mismo se compadece de sí mismo y de los demás que aprecia y disfruta de la vida. Quiere a los demás y a su vez también es querido por ellos.

Este protagonista principal es un hombre extraño, el cual, conforme avanzando en la trama, se nos hace más raro aún. Maurice se mueve entre sus pensamientos, sentimientos y emociones, serpenteando de manera que no sabemos muy bien cuándo hace las cosas por una cosa o por otra. Sea como sea, el interior de Maurice bulle sin parar durante todo el libro y no termina por saber lo que quiere en cada momento. Pero es que nosotros tampoco lo sabemos. Él es un tipo diferente, atípico y algo intransigente. Pareciera que sufre algún trastorno psicológico y no sabemos muy bien cuál es. «Me comporto de un modo tan extraño que, una vez que ya me he ido, la gente siempre se pregunta: “En el fondo, ¿qué quería este hombre?”

Maurice es un hombre difícil de ubicar, tanto para sí mismo, como para los demás protagonistas de esta historia. Y también para nosotros, los lectores. Nos preguntamos o, al menos, yo lo hago, qué es lo que pensaba Emmanuel Bove al escribir sobre él y qué hay del propio Bove en Maurice. No podemos negar que parte de lo que los escritores escriben está en sus personajes. De alguna manera. Ya sea superficial o en el fondo. La interrogación aquí es plena pero no hay duda de que Bove quería vernos preguntando: ¿de dónde ha salido Maurice? Pese a saber de su infancia y su vida. De sus hechos y pensamientos. ¿Qué es lo que le llevaría a ser como es? No es un hombre normal pero quizá se deba a sus estados febriles y enfermizos los que han hecho que su estabilidad interna no sea como debe ser.

Es entonces cuando nos preguntamos, ¿cómo deben ser las personas y personajes que hay en los libros cuando los leemos? Pareciera que el hecho de identificarnos con ellos nos hace ver un tipo de persona que nos son cercanas, que nos son amables y siempre tienen algo bueno. Luego están esas personas que encontramos horribles, que nos hacen sentir cosas feas y extrañas, que nunca están por la labor de hacernos sonreír o sentirnos bien. También están aquellas que ni fu ni fa, que no nos despiertan ninguna emoción y que pareciesen estar de relleno. Y luego está Maurice Lesca, ese tipo de persona que nunca nos encontraremos en un libro que no sea este. Maurice Lesca es Maurice Lesca y su personaje es como su persona, completamente diferente a todo lo que nos podemos encontrar en cualquier libro.

Así, leamos Un hombre de talento. Adentrémonos en un personaje que nos sacará de quicio pero que también nos hará reír y sonreír y enfadarnos y volvernos locos. No es un libro para cualquier persona, pero cualquier persona encontrará en este libro algo diferente a lo que siempre ha leído.

[…]

Si no quieres perderte nada, puedes suscribirte a nuestra lista de correo. Es semanal y en ella recordaremos todo lo publicado durante los últimos días.

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *