número dos | nuestro tiempo | imágenes: juan jiménez garcía

Word Trade Center | Oliver Stone

Resulta difícil abstraer lo político de cualquier manifestación personal y/o artística, pues de alguna manera forman parte de un tejido social y cultural cuyo eco expresan por otros medios. El cine americano ha vivido, desde el mainstream y su periferia, una serie de etapas en las que, contaminado o participado del sentimiento de cambio o parálisis, ha dado cuenta de las inquietudes sociopolíticos de sus diferentes gobiernos. En el primer número de Détour desmenuzamos los entresijos del efecto Obama, su vindicación cinematográfica y el balance, tanto artístico como moral, de resultados. En este segundo número, repasamos la torva andadura de la administración Bush y las producciones cinematográficas de esa etapa.

En Beavis and Butthead do Irak, Álvaro Bretal nos sumerge en un pormenorizado análisis de las películas más significativas, política y cinematográficamente, que han calado o se han asimilado al discurso de ese momento. Desde la ambigua radiografía del sujeto en relación a la intervención militar en Irak hasta la recomposición moral, social y humana que desencadena su regreso; desde la ausencia de voz que otorgan al enemigo hasta la manera de perfilar sus interacciones con ese otro, pueblo, voz y comunidad, al que nunca acaban de ubicar y definir, ni tan siquiera conocer y comprender. En suma, un repaso a las razones cinematográficas que hilan el discurso político, y viceversa, a través de las películas que aportaron tridimensionalidad a ese momento histórico.

leer en détour

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.