The killer | John  Woo

Desde que iniciamos el monográfico sobre la persistencia del instante, hemos reunido artículos tan variados como aquel que sondeaba el eco de una huelga obrera tres décadas después de su realización; aquel que escrutaba el último gesto de desnuda humanidad en un filme de Andrei Tarkovski; o aquel otro que recogía en una panorámica cada pequeño momento coleccionado por la historia del cine francés. Instantes, todos ellos, que más allá de lo estético y del recuerdo cinéfilo capturaban un estilo, una firma personal, que atravesaba el discurso de sus creadores. Uno de los elementos, casi su firma, del cine de John Woo ha sido, sobre todo en su etapa americana, la presencia de las palomas como preludio a una escena climática. Las podemos recordar en Misión: Imposible 2, anunciando la llegada de Tom Cruise, o en Cara a cara, por citar dos ejemplos. Sin embargo, las palomas son algo más que un recurso estético y una firma, junto a su exquisita planificación, del cine de John Woo. También poseen una lectura que hace de esos instantes una clave para leer su obra.

En Las palomas de John Woo, Henrique Lage nos propone un paseo alrededor de algunas de las películas y escenas clave de la filmografía del director de The Killer, con la intención no solo de desgranar el estilo y la narración, sino también de aportar el contexto y el sentido a esas criaturas cuya presencia, paulatinamente, se ha hecho indisociable del cine de Woo.

 

leer en détour

Número cinco
Pa(i)sajes: Persistencia del instante
Imágenes: Juan Jiménez García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.