Georges Franju | Paula Arantzazu Ruiz

Hace unos días el Festival de San Sebastián anunció que dedicaría en su edición 60 una retrospectiva al cineasta francés Georges Franju, figura de peso en la cultura cinematográfica francesa y fundador, junto a Henri Langlois, de la Cinémathèque. Como señala el festival en su nota de prensa, “su carrera como director se inicia en 1949 en el campo del documental, al que aporta algunos títulos que han pasado a la historia del género. Trabajos suyos como Le Sang des bêtes, Hôtel des Invalides o En passant par la Lorraine muestran ya su especial talento para filmar la realidad desde ángulos inesperados, un rasgo que hace que en estos films testimoniales aflore siempre una sensibilidad cercana al surrealismo y el expresionismo. La obsesión de Franju por buscar la inefable poesía de las cosas a través de su cámara pervivirá cuando dé el salto al largometraje de ficción con La Tête contre les murs (La cabeza contra la pared, 1958), a la que sigue Les Yeux sans visage (Ojos sin rostro, 1959), considerada una obra maestra del cine fantástico. Su fascinación por la cultura popular, por el folletín y los seriales del cine mudo, es bien palpable en cintas como Pleins feux sur l’assassin (1960), Judex (1963) oNuits rouges (1974), auténticos ejercicios de estilo que tratan de recuperar la inocencia de las antiguas narraciones de intriga y misterio en una clara reivindicación del cine como placer visual y narrativo. Pero Franju también destacó por su capacidad para adaptar clásicas obras literarias y conferirles siempre su sello personal: François Mauriac (Thérèse Desqueyroux / Relato íntimo, 1962), Émile Zola (La Faute de l’Abbé Mouret / El pecado del padre Mouret, 1970), Joseph Conrad (La Ligne d’ombre, 1973) o Jean Cocteau (Thomas l’imposteur, 1964). Aunque hoy injustamente olvidada, la obra de Franju gozó en su momento de gran prestigio crítico y le valió la admiración de los jóvenes cineastas de la nouvelle vague. Además, el ciclo, coproducido por la Filmoteca Española, irá acompañado de la edición de un libro coordinado por Quim Casas y Ana Cristina Iriarte.

Por otro lado, el IBAFF ha adelantado los contenidos de su edición de 2012. La variada sección informativa incluye muestras de otros festivales (Punto de Vista, Oberhausen), escuelas de cine (Hamburg Media School), títulos para toda la familia y películas no seleccionadas. El director y poeta Abbas Kiarostami recibirá el premio honorífico e impartirá un taller durante diez días. La figura del místico sufí nacido en Murcia en el S. XII y figura inspiradora del IBAFF, Ibn Arabi, será objeto de estudio en un simposio celebrado por la Ibn Arabi Society. Un concierto de Mayte Martín y la actuación del Turkish National Ballet, dirigida por Beyhan Murphy se suman a la atractiva oferta de actividades. Además, el programa de actividades paralelas del IBAFF incluye lectura de poemas y talleres de flamenco para todos los públicos. Asimismo, entre los filmes a competición podemos encontrar la última película del filipino Raya Martin, Buenas noches, España o Miss Tacuarembó, de Martín Sastre, entre las más destacadas.

Para celebrar ambas noticias, en Détour recuperamos el texto que Paula A. Ruiz dedicó a Franju, Los motivos de Franju y, además, os dejamos con Two solutions for one problem,  pieza corta filmada por Kiarostami.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.