Cinc anys de Cabanyal íntim (Teatre El Musical, Valencia. Del 11 al 14 de febrero de 2016) | por Óscar Brox

Cinc anys de Cabanyal íntim

Para el hijo de una cabanyalera, como es mi caso, la rehabilitación popular de un barrio constantemente ninguneado por las instituciones políticas tiene una resonancia especial. La recuperación de un espacio propio, con sus luces y sombras, que ante todo demandaba la intervención social. Esfuerzo, en definitiva, para escarbar en las raíces de una ciudad abandonada a la loca especulación de un futuro que solo existió en la construcción de grandes obras de la nada. Que olvidó todo pasado, todo vestigio, toda identidad. Cabanyal íntim ha sido, en su corta historia, una de las iniciativas que más se han significado culturalmente por la memoria y la experiencia vital de un espacio que nunca ha sido un barrio; que siempre ha sido algo más, reducto en parte contra la intolerancia de las políticas que buscaban su absorción a los nuevos planes de urbanismo. De ahí, pues, que la muestra organizada el pasado fin de semana en el Teatre El Musical tenga, con pleno derecho, un carácter de celebración. Del barrio, de su cultura emergente, de su tradición y, no lo olvidemos, de un teatro que, como se dijo durante el espectáculo, le pertenece al pueblo. En el que se tejen nuevas relaciones sociales y se refuerza una identidad cultural.

Resumen de cinco años de actividades, la muestra tomó la infraestructura del TEM de manera que cada uno de los pisos, cada una de las habitaciones, contuviese una propuesta teatral diferente; cinco en total, a la que se debería sumar la actuación en el hall de Luna y Panorama de los Insectos. Así, divididos en grupos, Cabanyal íntim se esforzó por construir un recorrido que no solo abarcase la memoria de sus actividades, sino la del propio barrio y la del teatro. De ahí que, a modo de parada, el público pudiese ver un vídeo resumen de la muestra o leer y escuchar algunos de los relatos compilados en un libro editado por Media Vaca. Todo ello, pues, como paréntesis entre las cortas piezas programadas, que en este tour comenzaron con La novia del pianista, de Jaume Policarpo. A resguardo de una de las salas polivalentes del TEM, a apenas varios palmos de sus dos actores protagonistas, Policarpo resumió en un ajustado monólogo una de tantas cápsulas temporales que narraban el tiempo de plenitud del Cabanyal. El breve monólogo de una mujer fantasma, interpretada por Laura Romero (a la que ya habíamos podido ver en Nosotros no nos mataremos con pistolas), que desgrana entre la melodía de un piano y la iluminación íntima de un solo foco el lamento de una vida que ha quedado pegada en los muros del barrio. Como un relato oral, o un cuento de la vida en tiempos de guerra, que refleja no solo la persistencia de la memoria, sino también el empeño especial que debemos poner para evitar que, como los fantasmas, acabe esfumándose.

De una parte del teatro a otra, de un registro íntimo a una astracanada (en el buen sentido). La de Miguel Vicente Clager y su alter ego Liz Dust, artista de vodevil, travesti de revista, de Sarita Montiel y maniquí de París. Monólogo, también, cómico y divertidamente grotesco, paródico y participativo, con unos cuantos miembros del público como improvisados asistentes para la Srta. Dust. Burlona, vanidosa y con un simpático punto de la revista de antaño, sin prejuicios ni bobas moralidades. Con Bucle, en cambio, Mou Dansa proponía otro tipo de acercamiento artístico, una coreografía entre dos cuerpos, la distancia y ese anhelo (siempre inalcanzable) de encontrarse a través del movimiento. Sentados en la parte trasera del escenario principal, podíamos apreciar el sudor, la fuerza, incluso la respiración, de ambos bailarines mientras se deslizaban por el suelo. Las figuras, tal vez las imágenes evocadas en cada torsión y giro, la expresividad de unos rostros que hacían de sus cuerpos un símbolo. Una mirada. Un deseo. O una conquista de ese espacio, la cultura, el barrio o el mismo amor, que siempre queremos culminar cueste lo que cueste.

La de Carles Llavata era una performance con su resonancia política directa, esparcida en los papeles escritos con consignas y en los ladrillos que ocultaban su cuerpo al público. Que solo le permitían liberar un brazo y una pluma. Un movimiento incansable, arriba, abajo o girando lentamente, acompañado del precario sonido de una cinta. Pero un movimiento tan fascinante en su sencillez como aquel intenso monólogo de Samuel Beckett, Not I, escenificado con una boca recortada en mitad de la oscuridad. Un movimiento fatigoso, inútil y, también, ejemplar. Resistente contra las embestidas de un poder omnímodo, de una política tan ciega como ese bloque de ladrillos. Finalmente, Xavi Puchades, de quien hace poco vimos Èxit, recuperó su pieza Una indígena els va guiar a través de les muntanyes escrita junto a Begoña Tena. Abierta e inteligentemente política, Puchades y Tena construían en ella un monólogo tragicómico en el que la visita turística a la ciudad se convertía en una exhibición de atrocidades y golpes bajos perpetrados por los gobiernos del PP en materia cultural. Cabe decir que la eficacia del monólogo residía en la precisa interpretación de Tena, en su energía, su comicidad y la naturalidad con la que abarcaba lo grave y lo sencillo, la melancolía y la ironía, lo íntimo y también lo público. Sin, por ello, dejar de lado la reflexión sobre nuestra relación, siempre problemática, con la identidad cultural de Valencia.

Cinc anys de Cabanyal íntim fue una fiesta. Una celebración, pero también una reivindicación cultural. Un deseo, pero también una obligación con una ciudad que, ahora sí, debe trabajar para encontrar y conectar nuevos vínculos que revitalicen un panorama ensombrecido por tantos años de nefasta política y de insistente negación de las raíces propias. Durante el recorrido, se escucharon muchas voces, lejanos ecos y vindicaciones actuales, del Cabanyal. Voces de orgullo, voces de futuro. Que esta muestra teatral sea, pues, la visión de una cultura que, por fin, retorna a su legítimo propietario: el pueblo.

[…]

Si no quieres perderte ninguna reseña de las que publicamos, puedes suscribirte a nuestra lista de correo. Es semanal y en ella recordaremos todo lo publicado durante los últimos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.