Número tres

En definitiva, Manuel Mur Oti va a contar historias de pasiones desenfrenadas, de crueldad y engaños mostrando una gran preocupación por la composición formal que, en muchas escenas, nos recuerda al montaje soviético […] Sin embargo, sus aportaciones estéticas tampoco tuvieron continuación y el “genio” como fue llamado en esta época pasó a ser olvidado y a desarrollar un tipo de producción menos personal.

Carmen Arocena. Un colorista y poliédrico laberinto. Los años 50

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.