Henri Cartier-Bresson. Una visión particular, por Francisca Pageo

Fotografiar del natural, de Henri Cartier-Bresson (Editorial Gustavo Gili) Traducción de Núria Pujol i Valls | por Francisca Pageo

Henri Cartier-Bresson | Fotografiar del natural

Henri Cartier-Bresson fue uno de los más importantes fotógrafos del S.XX, fundador, junto a Robert Capa, de la afamada agencia parisina Magnum. También un gran fotoperiodista que retrataría la historia como pocos y que, además de ello, se adentraría en la teoría fotográfica para ofrecer su particular visión. Es, de este modo, que estamos ante Fotografiar del natural, una pequeña recopilación de diferentes textos y ensayos sobre la fotografía y diversos artistas contemporáneos al autor. Un texto escrito desde el corazón, donde la fotografía juega el papel principal y nos lo expone como medio de vida. Para Cartier-Bresson, el fotógrafo ha de desnudarse, exponerse con sus consecuencias en su hacer fotográfico. Para él, «hay que fotografiar siempre partiendo de un gran respeto por el tema y por uno mismo.»

En El instante decisivo, quizás el texto más famoso y de los más interesantes del autor, nos expone su vida y nos entrega unas palabras sobre la fotografía extremadamente esclarecedoras. Para Cartier-Bresson la tarea del fotógrafo es la de fijar la realidad, todo esto visto bajo el punto de vista de su trabajo, el de reportero gráfico. También nos expone las semejanzas y diferencias entre la pintura y la fotografía, haciendo hincapié en cómo esta última es menos artificiosa y más objetiva. El autor nos habla de la composición, del color, de los clientes, de la geometría en la fotografía, ofreciéndonos un análisis lúcido de cómo esta llega o debería llegar a nosotros, los espectadores, o los mismos clientes que el fotorreportero tiene.

Para Cartier-Bresson la fotografía es un instante, algo que nace dentro de nuestro ser y que al observar acciona, por inercia, el clic en la cámara; pero todo ello lo hace con conocimiento, con sabiduría, con un saber mirar y saber hacer. Y es que hay algo confesional en sus escritos, como si tuviera la necesidad de escribir sobre lo que le acontece, sobre sus sentimientos y pensamientos más íntimos respecto a la imagen. Cartier-Bresson no se muerde la lengua y habla de manera directa y sin miramientos. También nos habla de sus viajes, de cómo ve otros países y cómo se halla ante ellos. La política jugará un papel importante en ellos, como podemos ver en su viaje a Cuba en 1963, donde fotografiará al Che Guevara.

El autor también nos hablará de diferentes artistas y fotógrafos, como Giacometti, Ernst Haas, Doisneau, Sarah Moon, Robert Capa, André Kertesz, entre otros. No duda en exponer sus opiniones, en exponer la manera en la que ve a estos artistas o la cercanía que tendría con ellos. Algunos de ellos serán amigos íntimos suyos y les dedicará unas palabras.

Estamos sin duda ante un libro excepcional que, aunque corto (apenas llega a las 100 páginas), nos acerca al pensamiento de este fotógrafo tan maravilloso y que tanto nos ha dado a la hora de descubrir y conocer la Historia, ya sea de manera escrita o visual, sobre todo esta última. Un libro esencial para fotógrafos y todos aquellos interesados en este medio y en el arte en sí, pues nos aporta una visión particular sobre el arte y la fotografía.

[…]

Si no quieres perderte nada, puedes suscribirte a nuestra lista de correo. Es semanal y en ella recordaremos todo lo publicado durante los últimos días.

image_pdfimage_print
Détour

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *