Es inevitable pensar que si de algo estamos cerca, en estos tiempos, es del fin del mundo. Las chicas de Mujeres con pajarita así lo entienden también y dedican su número dos precisamente a eso, tras abandonar el planeta y ubicarse en Marte (un sitio quizás demasiado cercano), como nos cuentan en una irónicamente brillante introducción. A partir de ahí (o desde allá), el fanzine nos ofrece distintas visiones de mundos agotados desde la literatura, la edición, el cómic, el cine, la televisión,… todo ligado con un brillante trabajo de ilustración.

Mujeres con pajaritaAsí, volviendo un poco sobre sus páginas podemos encontrar a  Elena Duque (sí, nuestra Elena Duque, que nos ha dejado textos fantásticos en Détour) escribiendo sobre el fin de dos mundos en el cine, aquel que nos muestra Europa ’51 y aquel que, como en un reflejo, nos muestra Agnès Varda en Sans toit ni loi. Blanca Galindo escribe desde la fotografía de Robert Capa, revelándonos a su compañera, Gerda Taro, en un bonito homenaje tras los pasos de François Maspero. Atravesando otros géneros, Elisa McCausland escribe sobre Promethea, el personaje de cómic creado por Alan Moore, y Marisol Salanova lo hace sobre lagartos: sí, los lagartos de V. El número se completa con Jara Calles sobre el momento que atraviesa la edición en nuestro país, un poema de Luna Miguel (La luz llega como un ácido), el relato con Leland Palmer, por un lado, y Silvia Nanclares por otro, o la experimentación formal con Azucena, Jara, (Susana) y Zoe.

Mención especial merece el tema de la ilustración, muy cuidado, desde el collage central (que también se convierte en portada y contraportada), de Francisca Pageo, pasando por cuatro visiones más del fin, a cuenta de Cristina Daura, Joni Marriot, Cendrine y  Belleza Colon, que se completan con aquellas que acompañan muchos de los textos, más una obra gráfica a cargo de Ge y La Austenette.

Colofón final: una conversación (más que interesante) alrededor del mundo de los fanzines y otro tipo de iniciativas autogestinadas, con Andrea Galaxina y Leire López.

Conclusión: el número dos de Mujeres con pajarita ofrece un importante salto cualitativo para ofrecer una obra compacta, bella, jugosa, atrevida y refrescante, que invita a abandonar este planeta en estado de apocalipsis inminente, para habitar en ese Marte idílico donde todo será otra cosa y otra cosa será todo…

El fanzine está a la venta en papel (aconsejable), pero también puede ser leído online aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.