«Características: realismo torturado, incluso visionario, que frisa con el sadismo, aficionado a la pintura de seres perversos, crueles y obsesos. Tiene una auténtica fuerza, no exenta, a veces, de cierta tendencia al enjuiciamiento, a la que se une una soberana facilidad en el arte de «hablar en imágenes», arte que se ríe de la impaciencia en que ha sumergido al espectador, y que se permite, a veces, el lujo de la perfecta «relajación», para mejor conseguir, en el momento oportuno, su fin.»

Jean Mitry, Henri-Georges Clouzot, Diccionario del cine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.