«La azotea como lugar de ocio -más que como huida, como una pseudos-playa en días de agosto, donde se comparten confidencias y no hay que consumir. La azotea reivindica el mirar a la ciudad desde dentro, desde lo alto, y al mismo tiempo como una periferia instalada como un faro en la propia ciudad.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.