número tres | las penúltimas cosas | ilustraciones: ferdinand jacquemort

Tomorrow is another day | Felix Feist

Hay que buscar el mérito de una serie cinematográfica como Harry Potter en su capacidad de amalgamar el itinerario vital de los protagonistas con el de los actores, uniendo la infancia, adolescencia y primera madurez de todos en un mismo cuerpo. A través de una década de películas, la consistencia adquirida por la producción de la serie ha construido, ante todo, un fresco generacional con rasgos de epopeya pre-adolescente que ilustra la magia y el encanto que encierra el sentido de la aventura. Una temática -la epopeya- y un arquetipo -el héroe vs. antihéroe- que se actualiza generación tras generación, inserto como está a sangre y fuego en nuestro inconsciente colectivo. Una necesidad de actualizar y combinar mitologías que, sobre todo, explica hasta qué punto encontramos en ellas un camino para entender nuestra propia evolución hacia la madurez.

En El fin de la magia, Víctor de la Torre evoca, a partir del último filme de la saga, lo que ha quedado de diez años de aventuras, personajes perfilados como iconos posmodernos para los niños del siglo XXI y remakes de las mitologías de la aventura infantil tan afines a los métodos de producción de la industria del cine. Una travesía hacia su definitiva asimilación al mundo de los adultos que nos exhorta a reflexionar sobre lo que queda cuando termina la aventura.

leer en détour

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.