número dos | pa(i)sajes: negro sobre negro | imágenes: paula arantzazu ruiz

Miel | Semih Kaplanoglu

En el principio fue Jacques Audiard o, más concretamente, por qué nos interesaban sus historias hechas de azar y casualidades. Pero unas palabras de André Techiné a propósito de (Un profeta y) la solidaridad perdida entre criminales, cruzaron nuestro camino con el vasto agujero que dejó el neopolar entre las últimas imágenes del cine de Jean-Pierre Melville y las primeras de Audiard. Y es que para entender la eventual pérdida de la cooperación que ilustraban los protagonistas de La evasión, de Jacques Becker, hay que recorrer un camino que atraviesa la serie negra, Jean-Patrick Manchette, la sordidez constituida en figura de estilo, el ocaso de los gangsters y el nacimiento (vía Jim Thompson) de los miserables y desarrapados, y un largo etcétera de nombres que, entre los ’70 y nuestro presente, han dibujado el perfil de ese agujero negro al que fueron a parar los arquetipos melvillianos, amplificando la corrupción moral de Clouzot y subrayando que el neopolar sólo pueden entenderse como el principio del fin, el viaje a ninguna parte.

En El agujero negro de la sèrie noir, Óscar Brox nos propone un trayecto a partir de las sensaciones, lo más viscerales posibles, que proyecta parte del cine y la literatura del género, en busca de una colección de imágenes que describan este intermedio entre dos formas de entender la serie negra. Un mundo violento, degradado y nauseabundo, en el que sus protagonistas agotan el último aliento mientras contemplan a su existencia colapsar en toda esa abyección que la moral no puede domesticar, porque no da más de sí.

leer en détour

1 thought on “ El agujero negro de la sèrie noir, por Óscar Brox ”

  1. Excelente reflexión, Óscar. Toda esta insondable negrura me ha hecho recordar las múltiples aristas de un género del que he visto poco e inconexo. Habrá que volver al noir para luego pasar al neonoir, estableciendo los debidos vasos comunicantes entre literatura y cine. ¡Qué pena de falta de tiempo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.