Mud | Jeff Nichols

Recordar un instante, un determinado brillo del sol pegado sobre la copa de un árbol, la cadencia tranquila del río mientras pasa por el camino del bosque o el motor viejo, a menudo gripado, de la lancha que abandona el embarcadero. La memoria de un paisaje, ya sea en sus detalles o en su historia, en su épica o en las experiencias que cobija, ha cuajado a menudo en una visión cinematográfica. He ahí, por ejemplo, el recorrido que abarca la literatura, la poesía, la fotografía y, finalmente, el cine para dar cuenta de un espacio como el río Mississippi, cuna de relatos, de sensaciones y sentimientos, de hombres y vida. Vida inventada, también, la que une como eslabones de una misma cadena a Mark Twain y a Jeff Nichols, a Steve McQueen y a David Gordon Green. En todo caso, relatos, pequeños mitos profanos, que como voces de otro mundo se arremolinan sobre las corrientes del río. Historias, pues, que volvemos a vivir a medida que el río transcurre y las películas empiezan a contarnos.

En Tres paisajes, tres Américas: príncipes, renegados y esclavos, Almudena Muñoz nos conduce a través de las historias que corren por el río Mississippi, entre Arkansas y Luisiana, que rotulan los paisajes humanos y emocionales. Historias, también tradiciones y costumbres, que, lejos de acabar, nos volvemos a encontrar/nos volvemos a contar mientras remontamos la corriente del río.

 

leer en détour

Número cinco
Pa(i)sajes: Persistencia del instante
Imágenes: Francisca Pageo

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *