Relato de mi vida, de Thomas Mann (Hermida Editores). Traducción de Andrés Sánchez Pascual | por Francisca Pageo

Thomas Mann | Relato de mi vida

Como todo gran escritor, es inevitable que este no escriba unas palabras sobre su vida. Porque se escribe para contar cosas a los demás, para contar historias, metáforas, anécdotas; pero también se escribe para uno mismo; para que uno se purgue, se explique a sí mismo; pues escribimos para comprendernos y para conocernos. Un escritura sobre lo que se es, sobre lo que se piensa, se siente y se extrae de sí es esta breve biografía de Thomas Mann, escrita por sí mismo y para sí mismo, pero no nos equivoquemos, también para los demás. Mann fue uno de los grandes escritores del S.XX, uno de los escritores que mejor supo retratar la vida del individuo centroeuropeo. Interesado por el mundo, por la cultura, por su tiempo.

En Relato de mi vida estamos ante un repaso rápido por la vida de Mann que nos hace acercanos a sus preocupaciones, sus obsesiones, sus pasiones y los eventos que más han marcado su existencia. Sin embargo aquí no se ven los hechos que llegarían a formarlo emocionalmente, sino que se trata más bien de su vida intelectual, sus libros y su pasión por la cultura. Quizás las conferencias que exponía señalaban momentos culminantes de su vida personal y un interés ávido por la filosofía, sobre todo la de Nietszche, con quien estuvo en contacto y quien determinó su interés y su forma de vida espiritual. Esta se hace clave para que podamos poner y entender a Mann dentro de un posible sitio de la cultura del S.XX Mann viviría las dos guerras, y de qué manera.

Mann habla de sus libros, de cómo surgieron, de cómo llegaron a ser lo que son. Quizá sea importante leer este Relato de mi vida para ver el íntimo mensaje que el autor quiere dar en sus obras. Es inevitable no pensar en sus libros y asociarlos a una mente incansable y culta. El propio Mann hace destacar lo más importante de ellos y de su propio mensaje al mundo nos quedamos con que aprecia la verdad y la sabiduría por encima de todas las cosas. El autor era un hombre profundamente comprometido por sus ideales, su corazón y su intelecto. Erika Mann narraría en este libro también el último año de la vida de su padre, de sus proyectos y cosas, pues Thomas Mann ya no tendría las fuerzas suficientes para escribir debido a su tortuosa enfermedad.

Estamos ante un libro esencial para los amantes del autor. Además, la cronología que hace Andrés-Pedro Sánchez Pascual al final del libro nos acerca a lo que fueron sus años de vida de manera breve y concisa para que nos hagamos una idea y un esbozo de lo que fue la vida de Thomas Mann, la vida de un hombre que luchó por las humanidades porque ese era su sino, su fuerza vital, lo que le hacía vivir y por lo que él pensaba que merecía la pena existir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.