El pájaro demoniaco y otros relatos fantásticos, de Satō Haruo (Satori) Traducción de Alejandro Morales, Virginia Gros, María Saavedra | por Juan Jiménez García

Satō Haruo | El pájaro demoniaco y otros relatos fantásticos

Curioso personajes Satō Haruo. Como a su generación, vivió las convulsiones de la izquierda (de cuyos movimientos formaba parte) y la tragedia anunciada del nacionalismo japonés con querencias bélicas (al que se sumó sin pensar en contradicciones o contraindicaciones). Eso le convirtió en un escritor en una situación difícil (no más, seguramente, que la de otros tantos en otros tantos rincones del mundo). Un posición difícil de justificar desde la literatura, en la que fue una figura de una influencia notable, ya desde sus tiempos del romanticismo japonés (movimiento que compartió con Tanizaki o Akutagawa), hasta su muerte, apadrinando a numerosos escritores de posguerra. Satōri nos acerca ahora, por primera vez en castellano, parte de su obra. Sus relatos fantásticos. Y de nuevo descubrimos a un escritor al que solo el desconocimiento puede haber dejado inédito.

El primer relato, La casa del perro español, fue también aquel que le dio a conocer, allá por 1917. En él se puede encontrar ya un tono que será el que atravesará buena parte del resto de los relatos. Algo así como un fantástico cotidiano, en el que, atravesando unas atmósferas extrañas, inquietantes, lo que nos rodea se desliza, desde la realidad a lo sobrenatural, sea esto cierto o producto de una confusión, de una confusión de los sentidos. También hay como un profundo deseo de que lo mueve el mundo sea lo extraordinario o responda a unas leyes más allá de la de los hombres. Pienso en El misterio del abanico (escrito en 1925), en el que los protagonistas se ven sorprendidos por una voz femenina en una casa abandona. Historia de fantasmas que discurre en un Taiwán colonia japonesa, en medio de la comunidad china de la isla, lo cual le da un cierto ambiente exótico (cuando lo exótico se aproxima a lo inquietante).

En Taiwán también discurre relato que da título al libro, El pájaro demoniaco. Escrito en 1927, funciona como un relato etnográfico sobre costumbres de los nativos de la isla, pero tras él, y saltándose brillantemente la censura de la época, esconde un relato muy evidente (lo cual hace duda tremendamente de la capacidad compresora de aquellos censores), de los disturbios raciales que acabaron con la vida y comercios de no pocos coreanos en Japón, acusados de todos los males del mundo. Porque ya sabemos de la necesidad que tenemos de chivos expiatorios en este mundo y en cualquier época. Mediante un brillante narración llena de alusiones y de reflexiones punzantes sobre el tema, Satō Haruo nos devuelve una realidad escondida tras el mito, y nos demuestra que el hombre se ha estado repitiendo desde que es hombre y que la evolución es algo que se nos escapa a nuestra voluntad.

Completan el libro dos relatos que dialogan en cierto sentido entre sí. En Una hermosa ciudad nos encontramos con la utopía de construir una ciudad, mientras que en Crónica de Nonchalant nos encontramos con una distopía destructora de hombres. No se puede decir que ni la una ni la otra inviten al optimismo, pero al menos la primera se entrega a una luminosidad melancólica (sin esperanza no pueden plantarse olivos, como decía Leonardo Sciascia), de personajes entregados a pensar en su pequeño mundo, mientras que en la segunda, todo es sombra, por no decir oscuridad o tinieblas.

[…]

Si no quieres perderte nada, puedes suscribirte a nuestra lista de correo: aquí. Es semanal y en ella recordaremos todo lo publicado durante los últimos días. 

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *