Pascal Quignard. Todo lo que nace del logos, por Francisca Pageo

Pequeños tratados, de Pascal Quignard (Sexto Piso) Traducción de Miguel Morey | por Francisca Pageo

Pascal Quignard | Pequeños tratados

La editorial Sexto Piso nos trae, de la mano del gran escritor francés Pascal Quignard, estos Pequeños tratados que son al mismo tiempo un cofre y una joya. Pequeños tratados es una colección de fragmentos de cuentos, de ensayos, narraciones y aforismos que surgen del inmenso intelecto de Quignard. Estamos, sin duda, ante un florilegio, una antología, delicada y pura, donde los tratados mostrados son enigmas y partes del mundo que cohabita el autor. Para Quignard, estos tratados son parte de una extensa partitura musical; notas, silencios (algo importante a destacar en este libro), corcheas y semicorcheas y todo lo que implica que una melodía -una muy larga melodía- llegue a su cauce y nos ofrezca un placer para los sentidos.

La poesía y sentimiento que se hallan en esta prosa es embaucadora, onírica y tenue, también proclive a describir acontecimientos y sentimientos de una profunda mente intelectual que nunca se cansa de preguntarse y responderse. Hay algo confesional, de diario, en estas páginas, pues nos hallamos ante los sentimientos y pensamientos de Pascal Quignard, que profunda y convincentemente nos deja como si no supiéramos nosotros qué más decir, porque en sus palabras lo hallamos todo. El autor expone pensamientos originales; originales en sus dos sentidos: únicos y primigenios. Para él escribir todo esto que podemos leer es algo pesado, pero a la vez liberador.

Quignard habla de la lectura y sobre la lectura, de la escritura y sobre la escritura, de la lengua y del lenguaje. Todo lo que le atañe intelectualmente se ve reflejado aquí. Hay una especie de elogio a la palabra y sus significantes, a todo lo que encierra y se hace posible respecto a ella. De hecho, es extremadamente parecido al propio Libro de las preguntas que el poeta Edmond Jabès escribió, donde las palabras son trampas y trucos de magia, donde el libro es y a la vez no es. Y es que estamos ante un libro donde el logos es el principal protagonista de los tratados. Quignard habla de él con una majestuosidad vibrante y chocante, a la par que seductora. El autor es sin duda un mago que juega con la lengua y el lenguaje, que juega con un idioma del que se apropia, así como con otros idiomas ancestrales.

Se halla aquí también una filosofía del ser/estar, de la presencia ante los hechos, la realidad o la palabra. Pareciera que Quignard destrama y desmenuza lo real, escribiendo así textos donde la objetividad también se vuelve personal y particular, debido al ímpetu y manera de ver y sentir las cosas que tiene el autor. Quignard utiliza la escritura y su conocimiento para mostrarnos todo lo que sabe sobre la filosofia y su hacer; no es simple en sus palabras, sino que expone todo lo relevante a lo que escribe, sin escatimar ni exponer al lector toda una serie de detalles y hechos.

Quignard hace un recorrido sobre la historia del libro, cómo el primero fue chino, cómo aparecería en 1539 en México o en 1584 en Lima, o en 1590 en Japón, etc. El papiro (papel) es y ha sido muy importante en las diversas sociedades que han habido y hay sobre la Tierra, pues se dieron cuenta de que en él podrían plasmarlo todo. El autor hace todo un elogio y repasa todo lo concerniente al libro, exponiendo de este modo el fundamento sobre el que se creó y el agradecimiento que otros escritores hicieron sobre él. El libro, de este modo, se ha convertido en algo primordial para el conocimiento y la asimilación de conceptos y quehaceres, y el autor apoya esto de una manera crítica y pertinaz.

Estamos ante un autor filósofo y extremadamente denso, aunque en un principio no lo pueda parecer -¿o quizás sí? Es innegable, y se hace evidente, que no para de preguntarse por todo lo que le apasiona, en este caso la literatura, la lectura, el libro, el papel, la filosofía, el arte… Todo ello llega a Quignard de manera profunda y detallada y así nos lo hace ver. No hay espacio para huecos ni recovecos aquí. Quignard tiene un conocimiento de la Historia asombroso y en este libro, en estos pequeños tratados que nos muestra, nos lo expone lúcidamente. Su lenguaje es cuanto menos cauteloso y embriagador. Es absolutamente visible su erudición y cultura. Quizás sea el hombre más culto que leí hasta ahora. Con sus palabras se cuela sin avisar y sin querer, lo notamos cerca y con su sabiduría no queremos que se vaya y se aleje de nosotros.

[…]

Si no quieres perderte nada, puedes suscribirte a nuestra lista de correo. Es semanal y en ella recordaremos todo lo publicado durante los últimos días.

image_pdfimage_print
Détour

1 thought on “Pascal Quignard. Todo lo que nace del logos, por Francisca Pageo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *