Distante, de Marie Modiano (Cabaret Voltaire) | Traducido por Lydia Vázquez Jiménez por Francisca Pageo

Marie Modiano | Distante

En el ámbito literario, que nos suene el apellido Modiano es casi un deber: está el gran escritor Patrick Modiano y lo que no se sabía que su hija, Marie, que se dedica al mundo de la poesía y de la música, también seguiría los pasos de su padre pese a que ella en un principio viese inconcebible dedicarse a lo mismo que él. Marie escribe poesía, se dedica a la música en cuerpo y alma y de repente se ve escribiendo «Distante» y ve en ella, la novela, una especie de lazo que termina por unirla mucho más aún con su padre.

Distante es un amor de juventud. El amor entre una actriz de teatro y un escritor maldito. Es un libro que relata toda una gira teatral por diversas ciudades europeas: Laussane, Oslo, Viena, Munich… y en la que cada una de ellas queda el resquicio de algo poético y vívido. Es así, que la poética reflejada nos hace ver este libro como un atlas emocional que la protagonista va trazando. Leemos Distante y revivimos la experiencia de haber visto cierto cine francés: el cine de la Nouvelle Vague. Un cine en el que los personajes se encuentran y se conocen a sí mismos sin quererlo ni pretenderlo. O sí, pero quizás no sea una búsqueda consciente. Creo que la autora bebe de ello, de los encuentros inesperados y de lo que nos pueden ofrecer intelectual y emocionalmente.

He leído este libro con el sonido de un piano de fondo (mientras sonaba la música de Chopin en la radio) y pareciese que la protagonista fuera presentando cada canción con la ciudad en la que se encuentra. Quizá esto haga que vea este libro como una bisagra o como un puente entre el arte y lo no visible a simple a vista. Hay un recuerdo que lo envuelve todo. Como un aroma, o mejor dicho, como una melodía.

Distante es una lectura ágil, no tan leve como el aleteo de un pájaro, pero si ligera como una vivaz niña. Es una lectura repleta de lo que podemos catalogar como efímero, así son los recuerdos, la memoria. Leer una novela es también revisar nuestros recuerdos, lo que somos; cómo nos podemos identificar (o no) con sus personajes; cómo podemos revisitar o descubrir las ciudades por las que pasea y también recuerda. Distante es eso, un libro sobre el recuerdo, sobre cómo éste nos eleva o nos empequeñece. Lo efímero y lo eterno es lo que hacen que este libro se vuelva único, irrepetible; como un recuerdo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.