Karen Joy Fowler. Fronteras artificiales, por Juan Francisco Gordo López

Fuera de quicio, de Karen Joy Fowler (Malpaso) Traducción de Santiago del Rey | por Juan Francisco Gordo López

Karen Joy Fowler | Fuera de quicio

Un sentimiento de emoción nos embarga cuando por alguna casualidad de la azarosa programación televisiva, entre tanto programa ideado para la desconexión total o parcial del cerebro, encontramos algún análisis de esas fascinantes personalidades que son los psicópatas. Por alguna razón, sus vidas y sus modos de pensar son tan alentadores que nos enganchamos a un vano intento por comprender qué les lleva a actuar de ese modo tan peculiar. En resumidas cuentas, que parece ser que tenemos facilidad para empatizar con lo racional, con lo fríamente racional, aunque sepamos que debemos estar en total desacuerdo con ese modo de raciocinio pero, ¿cómo negarnos ante la lógica aplastante de esas mentes privilegiadas no aptas para la convivencia en sociedad?

Cuán difícil se nos hace, sin embargo, empatizar con otra persona que tiene unos arrebatos diferentes a los nuestros, arrebatos pasionales, quiero decir; si al menos tuvieran alguna justificación evidente… Tal vez sea esa comprensión de lo lógico, de lo que se puede apreciar y comprender, lo que durante finales del siglo XIX y todo el siglo XX nos llevara a investigar, no sobre esas mentes privilegiadas y perfectas —que también, recordemos a Milgram, por poner sólo un ejemplo—, sino sobre el origen de esa racionalidad: el eslabón anterior en la evolución.

Psicólogos, lingüistas y demás investigadores, en nombre de la ciencia volvieron sus miradas hacia los primates y comenzaron a indagar en la cuestión de hasta qué punto están más cerca de nosotros que del resto de los animales y si podía o no alcanzar un tipo de pensamiento lógico y complejo. Pues bien, la respuesta es sí con un ligero «pero», un «pero» en el que aún se está trabajando y que trata de identificar hasta dónde podrán llegar racionalmente y, he aquí lo extraordinario, emotivamente. Con unas pasiones que son más parecidas a las nuestras de lo que quizás deseáramos.

Esta es una de las cuestiones fundamentales expuestas, de una manera bestial y admirable, en la reciente novela de Karen Joy Fowler que acaba de editar Malpaso en castellano. Fuera de quicio es una historia narrada por la hija menor de una de aquellas familias que se prestaron en Estados Unidos a realizar experimentos sociales con los chimpancés al acogerlos en sus casas y que propició un avance sólo limitado por la historia —o leen la novela, o leen los documentos, pero no seré yo quien diga aquí por qué se dejó de realizar este experimento, a primera vista inocuo—.

Los primates se dejaban «humanizar» desde una edad muy temprana y moldeable y los niños, a su vez, adquirían algunas de las costumbres de sus «hermanos menores». La narrativa de la novela es especialmente detallista a este respecto y consigue, con una pasión increíble, llegar al lector por medio de una lógica que gira en torno a las emociones familiares que consumen a todos sus miembros. Porque, eso debe quedarnos claro y debemos poner de nuestra parte en la lectura de la novela, los primates aquí son parte de la familia y lo que vamos a leer es un drama que afectará a todos sus miembros por igual.

Lo que la ciencia no haya conseguido, al menos la autora quiere dejar claro que sí lo prueba la naturaleza, a veces tan extraña como necesaria. El simio se integra en una familia de humanos, con sus diferencias de carácter pero apenas con unas diferencias de especie que serán lo que desenlace el final de la trama, pero que a pesar de su evidencia natural, rebasa las fronteras de la verdadera humanidad de las personas, a saber, su capacidad empática que, al contrario de cómo dijimos más arriba, se trata de demostrar en torno a los afectos y no la exclusiva racionalidad.

Una novela que sin duda despierta muchos intereses y cuyo trabajo de investigación y exposición de datos reales lleva al lector, por unos momentos, a comprender lo que no se puede entender desde un punto de vista científico: que las fronteras entre las especies de este planeta no son naturales, sino que las hemos levantado nosotros y no podemos ver sino cohibidos por ellas.

[…]

Si no quieres perderte ninguna reseña de las que publicamos, puedes suscribirte a nuestra lista de correo. Es semanal y en ella recordaremos todo lo publicado durante los últimos días.

e

image_pdfimage_print
Détour

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *