La reina de Picas, de Alexander Pushkin (Ediciones Nevsky) | Ilustraciones de Sandra Rilova. Traducción de Marta Sánchez-Nieves | por Francisca Pageo

Alexander Pushkin | La reina de Picas

Pushkin fue uno de los grandes escritores del siglo XIX, tanto en Rusia como en el resto del mundo. Por ello, no es de extrañar que se editen, bellamente como en este caso, sus libros a lo largo de los años. Con la traducción inmejorable de Marta Sánchez-Nieves, tenemos La reina de Picas, uno de los clásicos que todo el mundo conoce –o debería conocer– en lo que se refiere a la literatura gótica y fantástica. Un relato que ha sido trasladado a la ópera por el compositor Pyotr Ilyich Tchaikovsky, además de ser adaptado en diferentes versiones cinematográficas, por lo que su validez cultural le ha asegurado un lugar como una de las grandes joyas literarias jamás creadas.

Pushkin, que escribiría la historia en otoño de 1833, narra la avaricia de una manera totalmente fiel a como la podemos entender. Esa es la palabra clave y por la cual todo el relato se hace a sí mismo. En él se nos narra la historia de Hermann, un hombre cuya máxima pasión es jugar a las cartas que descubre cómo uno de sus compañeros de juego tiene una abuela cuyo secreto, gracias al Conde de Saint Germain, era ganar a los naipes. A raíz de ello surgirá toda una aventura diabólica que en el relato se nos muestra de manera muy directa y formal.

Es inescrutable la posesión y dominio que tiene el autor de hacer de un relato de fantasmas, este relato de fantasmas, el cual es corto en su extensión, pero realmente denso en su lectura. La remembranza de tiempos pasados en donde la burguesía estaba en todo su esplendor se hace presente en esta historia.

Las ilustraciones, obra de Sara Rilova, en blanco, negro y rojo, son enormemente elegantes y finas, muy cuidadas y bien hechas, y nos acercan al cuento de una manera muy sutil, inundada por esa sensación de estar ante esas costumbres rusas que tanto se dan en Pushkin, como también se daban y se pueden ver en Dostoievski, Tolstói o Gógol. Estamos ante un relato potencialmente embriagador, que nos hace adentrarnos en el misterio de una manera ensordecedora, bruta, hasta dejarnos con la piel de gallina. Un relato romántico, fantástico (en su doble sentido), en el que la prosa es altamente sugestiva. Todo es un juego, con todo lo que el jugar implica. Perder y ganar, ganar y perder, aventurarse en lo desconocido y dudar, pensar, avanzar aunque a veces haya que retroceder. Así es la narrativa y el relato de Pushkin.

La reina de Picas es una historia que hay que disfrutar por sí misma. Una historia que todo el mundo debería conocer para saber de primera mano lo que el misterio y la fantasía son en su manera más clásica y romántica. Un relato al que la editorial Nevsky  se ha acercado de manera precisa y bella, sin florituras estéticas pero aun así hermosamente adornado por unas ilustraciones precisas y adecuadas.

[…]

Si no quieres perderte nada, puedes suscribirte a nuestra lista de correo. Es semanal y en ella recordaremos todo lo publicado durante los últimos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.