L’increïble assassinat d’Ausiàs March, de Crit Companyia de teatre (Sala Russfa, Valencia. Del 22 de marzo al 16 de abril de 2019)  | por Óscar Brox

A propósito de La llum del món, uno de los últimos montajes de Crit Companyia de Teatre, hablaba de la necesidad de proporcionar vitalidad sobre textos que el tiempo ha convertido en monolíticos. Encontrar su actualidad, vindicar su historia. Probablemente, Ausiàs March nunca haya perdido ese relieve dentro de la poesía valenciana -otra cosa es dentro de la política cultural valenciana-, pero sí la cercanía. El contacto. La vigencia. De ahí la necesidad de volver a sus palabras, de leer sus versos, para recuperar unas sensaciones olvidadas. De ahí la necesidad de poner esa búsqueda en escena, de crear ideas a través de la obra de Ausiàs y de usar esas ideas no solo para pulsar la curiosidad del espectador sino, asimismo, para reflexionar sobre la actualidad de nuestra cultura.

L’increïble assassinat d’Ausiàs March arranca con una ligereza que nunca abandonará el tono de la obra. Hablamos de sencillez, pero no resulta fácil combinar géneros tan populares como el thriller y el musical con el acervo cultural valenciano; el andamiaje dramático tras la divertida pesquisa policial en torno a una cantante acosada por el fantasma de March y la hondura de los versos del poeta de la Safor. Y, sin embargo, el montaje de Crit nos conduce por todo ello sin que notemos la gravedad, con ese encanto que transmiten sus formas dramáticas. Con la reivindicación de un teatro pequeño, que no menor, en el que el espectador puede apreciar lo que significa el trabajo en escena -ya sea a través de unas puertas bailarinas que llevan a cabo las ajustadas transiciones entre escenas o la forma en la que el reparto es capaz de construir imágenes de enorme belleza sobre el escenario- y el trabajo con los actores. Actores que siempre saben cómo dirigir su cuerpo, dejar que se balancee entre el clown y la comedia física -esa entrada fulgurante de los operarios de Portes March- y una voz que aporta los matices, la cercanía y la gracia al delicioso enredo sobrenatural que protagoniza la obra.

Frente a las cuitas de un Ausiàs March preocupado por la prosificación de sus versos, el cuestionamiento de hasta qué punto es necesaria esa asimilación cultural. ¿De qué hablamos cuando hablamos de los clásicos? ¿Cómo se actualizan? ¿Qué es lo que se desprende de su lectura? El tono lúdico del montaje de Crit no supone un obstáculo para que, entre líneas, la compañía dejar no pocas reflexiones sobre nuestro presente cultural: sobre la masificación de una tecnología que nos ha alejado relativamente de lo que antaño vivíamos como una experiencia estética más íntima; sobre la supervivencia de una poesía que se busca y no acaba de ubicarse en las manifestaciones culturales de nuestro presente; y, por qué no decirlo, sobre ese laberinto, durante demasiados años político, en el que a la cultura valenciana parecía atragantársele su carta de identidad.

Tal vez el objetivo de la obra sea un público joven, que pueda reconocer a Ausiàs en este ágil thriller musical igual que reconoce a Estellés en las canciones de Maria Arnal y Marcel Bagés. Pero no estaría de más llevar a cabo un acto de humildad y reconocer, también los adultos, esa pieza de nuestra cultura, de la estética y la poesía, en busca de un lugar desde el cual proyectar su imagen en el presente. Frente a ese poeta al que la muerte le permite una prórroga para saciar su curiosidad en torno al futuro de su obra, queda ese presente en el que los versos reclaman un nuevo vigor, una nueva voz, unos nuevos ojos que recorran con avidez y entrega unas palabras tal vez olvidadas, nunca perdidas. Palabras que tanto Panchi Vivó como Núria Martí ponen en escena a través de diversos registros. Palabras que evocan lugares, emociones, fragmentos de una identidad que hoy parece solo el nombre de una avenida o de un instituto, pero que debería llevarnos a reflexionar sobre todo aquello que las precede.

En un thriller como este, la auténtica víctima es la pervivencia de un autor, o de una obra, que más que nunca reclama nuestra atención. Nuestro oído. O, simplemente, nuestra falta de prejuicios. Decía que el teatro de Crit es siempre bello porque sabe cómo dejar a un lado los prejuicios, porque aborda con vigor tanto a clásicos como a contemporáneos, los textos de la Biblia o de Bertolt Brecht. Porque hace reír sin dejar de pensar, y viceversa. O, en fin, porque no necesita de una producción fastuosa para enseñarnos a entender el teatro, a experimentarlo a través de las palabras y los cuerpos. Con esa gracia con la que sus personajes caen una y otra vez en el enredo, pero también con la hondura con la que cada cosa en escena sabe apuntalar la necesidad de reclamar un lugar para la cultura. Un presente. Ese trabajo colectivo, dirigido esta vez por Anna Marí, da sus frutos en un montaje tan estupendo como L’increïble assassinat d’Ausiàs March; en esos momentos de felicidad con los que cantamos y reímos, ya sea con el improbable dúo policial que forman Marí y Daniel Tormo, o con ese otro dúo entre Vivó y Rebeca Izquierdo, cuya destreza y frescura es, en definitiva, la mejor noticia para una comedia con hondura dramática, para un thriller con ribetes musicales.

La cuestión es que en Crit saben cómo accionar las palancas y los engranajes de la ficción, eludir lo moderno que se torna caduco y tratar lo clásico sin traicionar lo actual (¿o sería al revés?). Prosificar el verso y versificar la prosa. Hablar al público, siempre agradecido, y actuar para el público. De esa cercanía, de esa calidez que tan palpable se hace sobre la escena, se pueden extraer muchas lecturas. Quedémonos con la capacidad de construir una cultura viva desde el escenario, de interrogarnos por la necesidad de querer viva esa cultura y de la voluntad de hablar de nuestras tradiciones con sus propias palabras. Algo que, en definitiva, no solo refleja su interés por abordar una identidad o una estética, sino también de proporcionarle un sentido y un presente, un lugar para lo tradicional en el lenguaje contemporáneo -y en verdad los de March lo necesitaban- y para el verso en el escenario teatral.

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.